Hasta 139 países podrían depender en un 100 % de la energía del viento, agua y solar para 2050

Hasta 139 países podrían depender en un 100 % de la energía del viento, agua y solar para 2050

El desafío de trasladar el mundo hacia un futuro con bajas emisiones de carbono para evitar el calentamiento global y crear países autosuficientes energéticos, es uno de los mayores retos de nuestro tiempo.

En un estudio realizado en 139 países, se evaluaron los recursos energéticos renovables disponibles para cada país, el número de generadores de energía eólica, hídrica y solar necesaria para ser renovable en un 80% para 2030 y 100% para 2050 y los resultados son bastante optimistas.

Es bien conocido que los políticos no quieren comprometerse con programas de conservación del planeta y mucho menos con proyectos de largo plazo, a menos que los científicos corroboren que hay un daño inminente. El programa de Atmósfera y Energía de la Universidad de Stanford tiene tal objetivo, concienciar tanto al público como a los políticos de lo que significa la energía limpia y renovable, aparte de sus muchos beneficios.

Para este análisis y sus posteriores resultados, se examinaron distintos sectores, como el transporte, la refrigeración, agricultura e industria pesada, entre otras. Estos indicadores fueron estudiados en los distintos países que fueron objeto de estudio.

De los 139 países seleccionados, que son los países para los cuales la Agencia Internacional de la Energía tenía datos disponibles públicamente y emitían colectivamente más del 99% del dióxido de carbono en todo el mundo, los países que tienen una mayor proporción de tierra por población; por ejemplo, los Estados Unidos, China y la Unión Europea, se proyecta que tienen las mayores ventajas de hacer la transición al viento, el agua y la energía solar al 100%.

Otro aprendizaje fue que los lugares más difíciles para la transición son los países muy pequeños rodeados por el océano, como Singapur, que deben requerir de una inversión en energía solar mar adentro para la conversión.

Fuente: ingenieros.es

Deja un comentario