Las empresas de ingeniería reclaman que los concursos públicos valoren más la calidad técnica de las ofertas

Proyectos ingeniería en Córdoba

La nueva Ley de Contratación del sector público, que se tramita en el Congreso como consecuencia de la trasposición de la Directiva Europea de Contratación, en la que España ya acumula un año de retraso, debería corregir el excesivo peso del precio frente a la calidad técnica que incluyen las ofertas que se presentan a las licitaciones públicas. Esto evitaría, entre otras cosas, las bajas temerarias y los modificados.

Los ingenieros de caminos reclaman que en los concursos públicos el 80% de la valoración total de cada oferta recaiga sobre la parte técnica y no sobre la económica, totalmente contrario a cómo sucede en la actualidad, dónde el precio suele tener mucha más influencia que la propuesta técnica.

Bajas temerarias

Tal y cómo indicó el colectivo de ingenieros, es prioritario limitar o anular la práctica habitual de las bajas temerarias, ofertas muy por debajo del precio de licitación. Así, los licitadores no deberían aceptar las justificaciones que realizan algunas empresas para tratar de explicar sus precios anormalmente bajos. En este punto, los ingenieros aseguran que éstas no deberían superar la barrera de los cinco puntos porcentuales sobre la baja media de todas las ofertas presentadas.

Estos y otros asuntos fueron abordados en unas jornadas celebradas la pasada semana sobre ingeniería y eficiencia organizadas por el Foro para la Ingeniería de Excelencia (Fidex), que aglutina a las 11 principales empresas del sector español, dónde se puso de manifiesto cómo la Administración tradicionalmente ha primado más que la oferta económica fuera a la baja que el proyecto fuese de mayor calidad técnica.

Según explicó el director general de Fidex, Fernando Argüello, “las ingenierías pedimos simplemente que España trasponga la directiva comunitaria fielmente de acuerdo a lo que consideramos las tablas de la ley en la contratación de la ingeniería. La situación puede agravarse si la ley que surja del trámite parlamentario no cumple con estos mandamientos para poner fin a la ingeniería low cost que provoca sobrescostes, imprevistos y retrasos en los plazos de ejecución de las obras. Dinero que pagamos todos los contribuyentes”.

Prácticas poco ejemplarizantes

Hasta hace unos meses Adif otorgaba al precio un peso del 75% de la valoración en las adjudicaciones, actualmente reducido al 51%, y AENA,  según denuncia Fidex, contrata mediante subasta pura y dura (al precio más bajo), exigiendo una acreditación técnica muy baja.

Fuente: ingenieros.es

Deja un comentario